Un pequeño gran “empujón”

Instalado el circo emprendedor de base infotecnológica sobre los retales apocalípticos de una civilización posindustrial que se niega a desaparecer sin un merecido y doloroso epílogo, las ideas y la inventiva para ponerlas en funcionamiento no deja de florecer entre la basura.

Consolidada la retórica informática del cambio de versión, son los instrumentos basados en una colectividad anónima y oclocrática los que mejor se han posicionado para otear el horizonte de un futuro presente: entre ellos ha destacado la aplicación de la proverbial “sabiduría” de las multitudes, que les ha dado nombre, a la obtención de recursos financieros, es decir el “cepillo dos-punto-cero”, la filantropía/financiación colectiva o ‘crowdfunding‘.

Su popularidad se ha disparado al mismo tiempo que la variedad de los proyectos a los que dan cabida las más diversas plataformas y la cuantía de los recursos captados.

Las plataformas de crowdfunding han vivido una explosión, inicialmente ligada a proyectos representativos -como el caso de la película independiente  “El Cosmonauta” y Verkami-,  y una posterior especialización y diversificación masiva que nos ha colocado en una situación de manifiesta “inflación” en la oferta de este tipo de plataformas.

El Cosmonauta

El exponente global de este fenómeno es, sin duda, la anglo-norteamericana Kickstarter, cuyas cifras siguen marcando tendencias. Es por esto que nos detenemos en ella para poner sobre la mesa un par de cuestiones que dejan al descubierto la realidad de la dinámica de este tipo de fenómenos en la Red.

Por un lado es interesante ver cómo las plataformas de crowdfunding pueden, a priori, despertar el interés en el ámbito corporativo. Veamos potenciales ventajas de su adopción a nivel empresarial:

  • Proporcionan un entorno de pruebas para el desarrollo de producto: se puede probar el lanzamiento de un producto con clientes reales y financiación externa
  • Desde el punto de vista de marketing pueden servir para segmentar nuestra potencial base de clientes y usuarios, generando, además, en el proceso, retornos, tangibles e intangibles.
  • Sirven como ecosistemas para captar ideas innovadoras y talento.

Esa es la lectura optimista, positivista y un tanto naïve que puede hacer cualquier persona; pero es necesario mirar también la otra cara de unas cifras que, como no podía ser de otra forma, había permanecido convenientemente oculta por los titulares hasta ahora.

Elevation Dock

Aparte de las estadísticas y el análisis más o menos racional de las mismas, son las historias de casos sonados -como el reciente de Elevation Dock, el multimillonario de Pebble Watches o el fallido de Diaspora-, las que han atraído la atención de nuevo sobre la plataforma y el propio fenómeno, destacando la presión que soportan los responsables de las iniciativas financiadas por este popular método.

Pebble Watches

Un caso mucho más cercano y que puede servir para que el lector se anime a entrar en el debate es la “declaración” por parte de Kickstarter de 2012 como el año de los juegos. Atendiendo a sus cifras, la propia empresa argumenta sobre esta decisión y la tendencia que la justifica, que no le resultará ajena al lector, acostumbrado a ver cómo se “ludifican” todo tipo de sectores y ámbitos desde principios de año y cómo se escenifica en el ámbito de la industria.

Kickstarter

Esa justificación ilustra, por otro lado, la dinámica de una plataforma sociotécnica que ha alcanzado y superado holgadamente su masa crítica:

  • A principios del pasado mes de septiembre, siete de los once proyectos que habían superado el millón de dólares de financiación en Kickstarter pertenecían a la categoría de “juegos”, convirtiéndose en la categoría más financiada en 2012 y la segunda desde la creación de la plataforma en 2009.
  • El crecimiento explosivo de esta categoría en 2012 se produce a partir de febrero de este año en que un proyecto de videojuego obtenía su primer millón de dólares transcurridas las primeras 24 horas de su publicación.
  • Lo más relevante: las personas que apoyan económicamente proyectos de esta categoría apoyan un número mayor de proyectos que otros perfiles: cuantitativamente, una media de 2,43 frente a 1,78 respectivamente.

Financiación recaudada por la categoría "Games"

Una semilla -que en este caso ha necesitado romper la barrera psicológica del millón de dólares-, y  un proceso de realimentación positiva impulsado por una comunidad “anónima”… ¿Cuánto vale tu idea de negocio/producto? ¿Cuánto por avanzar en una determinada línea de I+D+i? ¿Cuánto por documentar la (pen)última violación de los derechos humanos en el país X, Y o Z? Puedes preguntarle a “la masa”.

Twitter Digg Delicious Stumbleupon Technorati Facebook Email

No hay comentarios aún... ¡Se el primero en dejar una respuesta!

Dejar un Comentario