Novedades en el “negocio” de los libros digitales

Se ha anunciado hace unos días la introducción, por parte de la cadena de librerías Borders del Reino Unido, de un lector de libros digitales que comercializará de forma directa. La misma intención ha manifestado Barnes & Noble, otra de las mayores cadenas de librerías.

En el caso de Borders no se trata realmente de un diseño propio sino de la reventa de un lector de libros digitales fabricado por la empresa Taiwanesa Netronix y revendido con su propia marca por la empresa Elonex del Reino Unido.

Borders comercializara este lector de libros digitales a un precio de 220 € (similar al que Amazon tiene establecido para su Kindle 2), lo entregará cargado con 100 libros clásicos y capacidad para otros 1000. La memoria se podrá extender con tarjetas de memoria estándares de formato SD. Según Borders el usuario dispondrá en su tienda Internet de mas de 45000 libros digitales entre los que escoger (Amazon dispone de mas de 300.000 en este momento, sin incluir un numero creciente de periódicos, revistas y blogs).

¿Cómo comparar el lector de Borders con el de Amazon?. Quizá la principal diferencia es que el de Amazon dispone de acceso celular, lo que permite la descarga de un libro en cualquier momento y sin que el usuario deba pagar por la descarga (el coste de la misma esta incluida en el precio del libro) facilitándose así la compra impulsiva. Por el contrario el lector de Borders solo dispone de un interfaz USB lo que obliga al usuario a conectarlo al PC para cargar nuevos libros.

Pero quizá lo mas significativo esta en la intención de las grandes cadenas de librerías de no quedarse fuera del “negocio” de los libros electrónicos el cual, en una perspectiva de largo plazo, podría llegar a poner en peligro su propia existencia.

¿Cómo esta ahora ahora el “negocio” de los libros digitales?. La situación no parece muy clara. Por una parte se han publicado datos según los cuales Amazon tendría este año unos ingresos de hasta 310 M US$ asociados a su lector Kindle y a los libros digitales que vende, creciendo hasta 2000 M US$ en el 2012. (y todo ello con unos márgenes superiores al 20%). Por otra las cifras publicadas para el año 2008 en Estados Unidos indican que el total de ingresos asociados a la venta de libros digitales no superaba el 0,5% de los asociados a los libros en formato tradicional (eso si, con crecimientos superiores al 100%). Estas ultimas cifras no incluyen los ingresos asociados a los lectores de libros digitales (Kindle, …).

Resulta muy probable además que la tendencia a la sustitución de libros en formato tradicional por libros en formato digital (lenta probablemente pero imparable) resultara al igual que en otros casos (como el de la música) en un mercado de tamaño netamente inferior al inicial. Esto no parece que deba ser un problema para Amazon (que ya vende ahora “best sellers” en formato digital a un precio casi tres veces menor al del mismo libro en papel) pero si para las librerías tradicionales (por grandes que estas sean) .

Otro factor desfavorable para las librerías (en comparación con Amazon) es la dificultad (¿imposibilidad?) de las primeras para disponer de lectores digitales de diseño propio. Amazon en cambio tiene la capacidad técnica y económica de diseñar a medida (de optimizar en definitiva) la experiencia completa de usuario en la lectura de libros en formato digital incluyendo el propio terminal y la tienda en Internet, lo que le podría dar ventajas de algún modo similares a las que Apple obtuvo con la pareja iTunes / iPod.

Esperemos que otros países ( por ejemplo España) vayan pronto en la misma línea de poner al alcance de los usuarios la gran mayoría (por no decir la totalidad) de los libros en formato digital para que sean los usuarios, en definitiva, los que decidan que formato les resulta mas atractivo. En este sentido, y sin poder dar en este momento referencias concretas, recuerdo haber leído algún estudio cuyas conclusiones iban en la línea de que (al menos para los lectores habituales) una vez que un usuario prueba un lector de libros digitales, en un porcentaje muy significativo de los casos no desea volver al formato tradicional. Los lectores de libros digitales parecen tener ventajas reales si hablamos de la experiencia de leer.

Claro que otras personas (se le atribuye el comentario a Steve Jobs) parecen ser de la opinión que este mercado de los lectores de libros digitales (y el de los propios libros digitales) no resulta demasiado atractivo porque, en definitiva, la gente cada vez lee menos.

Twitter Digg Delicious Stumbleupon Technorati Facebook Email

No hay comentarios aún... ¡Se el primero en dejar una respuesta!

Dejar un Comentario