Noosfera ubicua

Adolfo Plasencia

por, Adolfo Plasencia *

La telefonía móvil fue oficialmente la primera tecnología de la historia que alcanzó y sobrepasó la tasa del 100% de penetración en un territorio, es decir, que en un país concreto había a partir de un momento dado mas teléfonos móviles funcionando que habitantes tenía en ese momento el país. Aquello, a muchos nos pareció extraordinario: un artefacto tecnológico sofisticado y complejo pero con una curva de aprendizaje de manejo tan baja que, independientemente del nivel cultural o la edad, estaba ya siendo usado a mayor ratio que uno por habitante.

Si ese hecho era en sí mismo extraordinario, lo era aun más sobre todo por los probables cambios que algo así traería a las sociedades en las que esto estaba ocurriendo. Pero no es tan simple: que el número de los teléfonos sobrepase el número de habitantes no es solo cosa de la telefonía; tiene que ver con una combinatoria tecnológica compleja que atañe sobre todo en primer lugar a la ‘digitalización’ del mundo. Sin esto último no hubiera sido posible. No sin que la ciencia de la computación finalmente haya ‘fagotizado’ o se haya fusionado con la telefonía que conocíamos. Sin la digitalización, la telefonía era necesaria para que el hecho ocurriera pero no suficiente. Se han sumado: telefonía con telecomunicaciones ubicuas y móviles -conexión en cualquier momento y  desde cualquier lugar; computación -y su Ley de Moore (cada 18 meses sigue ocurriendo que la capacidad de un chip fabricado duplica su capacidad de cálculo y disminuye su tamaño y su precio a la mitad)-;  el desarrollo sobre la geografía de las redes globales e Internet -que ha pasado de conectar ordenadores en su primera generación a conectar ahora de forma ubicua directamente a personas, como entidades productores y gestoras de datos, al tiempo móvil y geolocalizadas. Toda esa recombinación de tecnologías y sistemas múltiples ha acabado por desplegar una auténtica Red Universal Digital, –por decirlo en terminología del profesor  Sáez Vacas-.

Dicha Red Universal envuelve el planeta configurando una verdadera “noosfera” -del griego noos, inteligencia, y esfera-, en el sentido que la definió el científico ruso Vladimir I. Vernadski , es decir como ‘un conjunto de seres vivos dotados de inteligencia’… que interactúan entre sí. Pero añadiendo , además, a la noosfera a que se refiere Vernadsky , la nueva combinatoria de las tecnologías digitales al la que se esta dotando en su última generación de conexión final al usuario mediante telefonía móvil. Esta superestructura ‘noosférica’ de conexiones finales ubicuas tiene una capacidad transformadora gigantesca cuyo poder solo estamos empezando a vislumbrar. Quizá nuestra proximidad en el tiempo nos impida tener perspectiva para imaginar la transformación en la conciencia colectiva de la humanidad que esta ocurriendo con éste fenómeno ahora.

Un ejemplo de  consecuencias política y sociales: la telefonía móvil, las redes sociales, twitter e Internet no fueron lo que derribaron a los dictadores de Túnez, Egipto, Yemen o están haciendo tambalear al régimen sirio de Bachar al Asad, pero sin esta combinatoria, con toda probabilidad, esos los cambios no hubieran sucedido. Pero las consecuencias de los cambios van mucho mas allá. Ademas de sociales, políticas, culturales, son por supuesto económicas. Para hacerse una idea de la escala del cambio en relación la economía, vale la pena leer un reciente Estudio del McKinsey Global Institute realizado sobre las economías de Internet de las naciones del G-8, ademas de Brasil, China, India, Corea del Sur y Suecia, demuestra que la actividad economica relacionada con al actual Internet es una parte significativa de sus economía y también de forma creciente del PIB mundial. Según dicho estudio, si se considera como un sector económico mas, el consumo y el gasto relacionados con Internet es ya más grande que la agricultura o la energía. De media, Internet contribuye ya a un 3,4 por ciento del PIB en los 13 países analizados en la citada investigación en países del tamaño de España o Canadá en términos del PIB, y crece a un ritmo más rápido que el de Brasil.

Los cambios sociales que inducen cambios políticos, mediados por la citada noosfera ubicua, en gran parte articulada por la actividad de Internet,- cuyo frente que esta creciendo mas rápido es el de la conexión móvil-, comienzan a ser muy significativos. En este momento, sobre todo, están resultando ser un gigantesco laboratorio de cambio social en relación a la política, como decía en una parte significativa del mundo árabe del Mediterráneo, afectada  ahora por un proceso creciente de comunicación social de carácter ‘digital-viral’ en el que la conexión de ‘modo’ telefonía móvil es decisiva. Y lo es mucho mas aún de lo que lo fue en esos países en décadas anteriores el fenómeno de adopción masiva de la TV a traves de satélite y antenas parabólicas, que no son sustituidas sino que se suman en esas geografías ademas a la explosión del ‘interner móvil’; explosión que esta resultando ser muy significativa en gigantes demográfico asiáticos como China, India o Brasil. La experiencia China por ejemplo en muy interesante ya que finalmente en este así es donde, por ejemplo, se están fabricando los smarphones de mas éxito: los iPhone de Apple, al tiempo que servicios de microbbloging, de gran éxito en el resto del mundo como twitter están bloqueados, pro una parte porque desean tener su propia ‘Red Universal Digital‘ en lugar de compartirla con el reso del mundo y ceder su control (desean su propio ‘twitter’ chino: se llama Weibo ; y su propio Google  Map, que se llama Tianditu . Esto rompe la idea de una única estructura de interconexión abierta y compartida por todo el mundo, pero no sabemos cómo va a evolucionar la idea de China de poner fronteras a partes de Internet. En cualquier caso será interesante ver cuál proposito triunfa. Hace pocos días varios gigantes de internet de han vuelo a oponer a oto intento mas de algunos legisladores americanos que promovían dos proyectos de ley: la Stop Online Piracy Act  (SOPA) y la Protect Intelectual Property Act (PIPA), un un intento mas de poner bajo control de los estados a la ¡red universal, esta vez con la excusa de la propiedad intelectual. Todo esto esta en ebullición y nada es por ahora definitivo así que deberemos esperar.

Lo que es un hecho es que en el año 2011 ha terminado con mas de 5.900 millones de accesos a conexión de telefonía funcionando a lo largo del planeta de 7.000 millones de habitantes. La conexión telefónica móvil dotada de acceso a internet posee una potencia transformadora enorme  por la gigantesca y acelerada apropiación que están haciendo de esta combinación tecnológica usuarios de todo el mundo. Todos estos cambios no son ya una excepción o anécdota, sino una transformación veloz a escala de toda la humanidad, que en términos históricos no ha hecho mas que empezar .

……………………………………………..

(*) Adolfo es, profesor de Sistemas Informáticos de Aprendizaje Ubicuo. Master Oficial en Comunicación y Educación en la Red. UNED. Profesor de Conceptos Multimedia en el Programa MAG. UPV. Cofundador y director para Europa del MITUPV EXCHANGE, una iniciativa conjunta del Massachusetts Institute of Technology (MIT) y la Universidad Politécnica de Valencia. Director y editor del programa de TV Tecnópolis UPTV. Director del Encuentro Internacional Powerful Ideas Summit. . Profesor invitado del Massachusetts Institute of Technology y de la Harvard Extensión en la Universidad de Harvard. Miembro del Comité Asesor Internacional de la Open Source World Conference. Blogger. Colaborador y columnista para artículos de ciencia y tecnología en medios como IBL News. New York; El País; Suplemento Innovadores de El Mundo, Valencia Siete Días y del Diario Levante-

 

Twitter Digg Delicious Stumbleupon Technorati Facebook Email

No hay comentarios aún... ¡Se el primero en dejar una respuesta!

Dejar un Comentario