Los riesgos de la personalización en Internet

Creo que merece la pena resaltar un tema que ha sido objeto de debate en la Red recientemente:  el de los riesgos de una personalización excesiva de los servicios de Internet.

Personalización se refiere aquí a la creciente tendencia de muchos servicios  (empezando por el propio buscador de Google) de filtrar la información, proporcionándonos solo aquella  que (el algoritmo empleado por el servicio) considera que coincide con nuestros gustos o preferencias  (gustos o preferencias que el propio servicio va acumulando a lo largo del tiempo, de forma asociada a nuestra utilización del servicio y muchas veces sin haber obtenido explícitamente nuestro permiso al respecto).

Una de las principales referencias en este tema es sin duda  la charla que Eli Pariser realizó hace unos meses en TED,  que ilustra muy bien los riesgos que esa aparentemente inocua política de filtrado automático puede tener.   También puede destacarse el libro que el mismo autor, Eli Pariser,  ha publicado muy recientemente  (el título del libro es “The filter bubble“).

¿Que problemas puede tener este filtrado que solo nos enseña lo que (supone que) queremos ver?.

Pues  por una parte es un proceso  que no podemos ver, invisible.   Cuando realizamos una búsqueda, por ejemplo en Google,  nuestros resultados serán en general distintos de los  que obtendría una segunda persona,  aunque ambos hubiéramos empleado exactamente los mismos términos.  Además,  esa diferencia no es algo de lo que nos podamos dar cuenta facilmente  y solo podríamos ser conscientes de la misma si esa segunda persona nos pasara los resultados de su propia  búsqueda y los compararamos con los de la nuestra (algo que no parece demasiado práctico aunque es un ejercicio que merece la pena realizar alguna vez).

Por otra, de alguna manera se limita nuestro campo de visión, se minimiza la probabilidad de que descubramos cosas nuevas, de que se amplíen nuestros horizontes, de que se modifiquen nuestros  puntos de vista.  Da la impresión de que todo se irá haciendo mas  aburrido, mas predecible,  de que pueden desaprovecharse  algunas de las principales ventajas que la Web (e Internet en general)  nos ofrecen.

Esta tendencia a la personalización de los servicios sobre Internet da la  impresión de que cada vez se está haciendo mas dominante, mas extendida,  sin que los usuarios ademas puedan hacer nada al respecto. De hecho, ni siquiera son en general conscientes de que este proceso está en marcha.

¿Que razones suelen darse para justificar este grado de personalización de los servicios sobre Internet?.  La mas habitual es razonar que así se proporcionan mejores resultados a los usuarios, se  evitan pérdidas de tiempo, se mejora en definitiva la experiencia de usuario.   Sin duda hay un factor de verdad en ello pero, da la impresión, que las auténticas razones están realmente mas asociadas a la publicidad personalizada (y a los ingresos económicos que se supone va a proporcionar) o al deseo de algunos de los actores relacionados con la Red de conseguir un mayor grado de “control” de los usuarios  que a otros factores.

Creo que los usuarios  deberíamos poder utilizar  Internet, al menos opcionalmente,  sin que los servicios utilicen de forma excesiva la  información  de la que dispongan sobre nosotros,  sin que empleen en definitiva como dato de partida la memoria que puedan haber acumulado sobre nuestras personas. Y  debería ser el usuario el que decidiera en cada momento si desea utilizar un determinado  servicio en modo “personalizado” o en modo “no personalizado”  (también podría denominarse modo “genérico” o modo “anónimo).

Desgraciadamente  no parece que estemos cerca de que los usuarios vayan a disponer de ese tipo de capacidades, mas bien lo contrario. Y  no parece desde luego que el obstáculo esté en la tecnología.

Un tema en definitiva a anotar en relación con una mas que necesaria regulación de (muchos de) los servicios sobre Internet.  Parece mas que lógico que las reglas del juego estén claras y el control en manos de los usuarios.

Twitter Digg Delicious Stumbleupon Technorati Facebook Email

No hay comentarios aún... ¡Se el primero en dejar una respuesta!

Dejar un Comentario