Los MOOC: un entorno posibilista para la educación de un futuro presente

La energía generada por la explosión del fenómeno sociotécnico de la Web 2.0, ilustración de la emergencia de lo que en palabras de Fernando Sáez Vacas sería una “subcultura-uso” de las infotecnologías, muy poco desarrollada como ámbito de estudio aplicativo desde la academia, ha servido para impulsar muy diversas innovaciones en sectores muy diferentes de nuestra actividad socioeconómica.

Entre ellos se encuentra la Educación, con mayúscula, en la que yo incluyo también a la artificialmente aislada formación superior, antaño considerada núcleo fundacional de una universidad que ha ahogado su vocación universalista al negarse a formar parte de aquel cambio de versión.

Cualquier internauta habitual sabe que la retórica del cambio de versión ha conseguido adjuntar el atributo “dos-punto-cero” a la práctica totalidad de los ámbitos de su vida cotidiana en la Red; también en el caso de la “Universidad 2.0″. El lector interesado en el ámbito más amplio de la educación recuerda, además, haber visto nacer en 2005 el E-Learning 2.0, así como el desarrollo de todo tipo de metáforas, modelos y correspondencias tecno-optimistas alrededor de un instrumental variado y complejo que no deja de crecer.

Esa aproximación -“tecno-optimista” y acrítica-, nos llevó a abrazar todo tipo de instrumentos, como los ahora denostados LMS (Learning Management Systems), que sirvieran para justificar, aunque fuera solo de manera superficial, la recuperación de arcaicos modelos pedagógicos y psico-sociológicos que, de alguna forma, apalancaban el renovado apelativo “social” que adquiría la práctica totalidad de medios infotecnológicos asociados a la nueva modernidad vigente: me refiero especialmente al constructivismo y al constructivismo social, debido -este último-, principalmente al genial y prolífico Lev Vigotsky.

La plétora de proyectos y consultores que florecieron al calor de la popularización de la Web 2.0 dieron lugar en su momento a conceptos novedosos, como los célebres entornos personales (y virtuales) de aprendizaje (PLE, Personal Learning Environments; VLE, Virtual Learning Environments) que soportaban pretendidos modelos educativos/pedagógicos: Situated Learning, Social Learning, P2P Learning, Self-Directed Learning, etc., que en mayor o menor medida alentaron el desarrollo de supuestas corrientes de pensamiento e.g. ‘Edupunk‘, o el Technology-Enhanced Learning (TEL), que introducía características alejadas del “tradicional” E-Learning.

También en esa época de efervescencia descontrolada y literatura de puente aéreo surgían propuestas más ambiciosas -no exentas evidentemente de carencias conceptuales-, como es el caso del “conectivismo”, que lanzaba G. Siemens en 2004.

MOOC

El caso es que, mientras algunos investigadores se preguntaban sobre el futuro de los entornos de aprendizaje y tras muchas experiencias que terminaban en el limbo de la financiación y la colaboración internacionales, hoy vuelve a brillar en los titulares algún acrónimo desafortunado que nos devuelve las esperanzas de tiempos pasados a los que ya nos empezamos a considerar demasiado mayores para ciertos alardes lingüísticos.

Es el caso de los MOOC (Massive Open Online Courses) que, partiendo, en cierta manera, del espíritu de las comunidades de aprendizaje y suponiendo realizadas ciertas promesas de una red cada vez más universal y digital, móvil y etérea busca realizar también, de la mano de éstas, algunas de las eternas promesas de la educación y la formación -tecnológicamente mediada y aumentada-, como es su potencialmente masivo público que se sirve de unos recursos potencialmente infinitos y libremente disponibles y accesibles.

Insisto en esta característica “potencialidad” porque será la base para una crítica que partirá de un necesario y poco habitual tecno-escepticismo que ahora explicaré.

Tanto Siemens como Downes han apoyado con decisión el desarrollo de tal concepto, así como su implementación práctica, lejos de los “focos” de los titulares hasta que recientemente, dada su popularidad, han tenido que salir al paso de su apropiación y la prostitución malintencionada de la que está siendo objeto por parte de todo tipo de divulgadores desinformados y supuestos emprendedores.

Es muy difícil mantener las características fundacionales del propio concepto “posibilista” del MOOC, máxime cuando la prensa lo asocia directamente con un curso al uso de inteligencia artificial que ha conseguido apalancar el potencial de la Red desde la experiencia previa en Standford para lanzar su propia iniciativa empresarial, o con la natural continuación de la iniciativa decana del MIT para la apertura de contenidos educativos en formato ‘Open Teaching‘, que se conoce como MITx.

Desde mi punto de vista, las dificultades que sus promotores están teniendo para explicar -y explicitar, de hecho- las características propias de los MOOC tienen mucho que ver con la inmediatez del entorno internético en el que vivimos por disponer de nuevos “mitos”, en sentido amplio, para explotar rápidamente, apresuradamente, antes de ser alcanzados por su propia obsolescencia: las realizaciones populares que, de hecho, están llegando a los titulares bajo el apelativo de MOOC poco tienen que ver con su concepción, además de que se ven condenadas a un “tecno-optimismo” mortal de necesidad, apoyándose en nuevas realizaciones instrumentales de un modelo irrealizable, como pasaba no hace tantos años con los PLE y antes con los LMS.

De todo lo que el lector puede encontrar en la Red alrededor de este concepto, creo destacable la apreciación que cita el propio Siemens a partir de un post debido a Dave Cormier, “MOOCs as a structure [···] privilege a certain kind of learning and learner. [···] MOOCs offer a complex ecosystem in which you ‘can’ learn, not one where you ‘will learn.’ It doesn’t come with many guarantees“.

Lo más interesante del concepto de MOOC y del proceso de su propia conceptualización no es su potencialidad, sino precisamente su radical carencia de marco conceptual alguno que aporte cierta coherencia con el entorno complejo y ecosistémico en el que pretende situarse.

Pero, la hipótesis que dejo caer aquí y que sí ofrece la necesaria consistencia a partir de una consideración sistémica del ámbito de la enseñanza y el aprendizaje, es que los MOOC, desde un punto de vista estructural, responden a un desarrollo del circuito cognitivo individual coherente con la dinámica propia de una red compleja de aprendizaje, que ya pusimos en práctica en una universidad real, a partir de esa aproximación sistémica, apoyados en la definición del edublog como sistema allá por 2007.

Quien suscribe este post está completamente convencido de que este concepto, preñado de pura potencialidad pedagógica, acabará en poco tiempo como simple aborto tecnológico, de la misma forma que ya ocurriera con los LMS y, más recientemente, con los PLE en sentido estricto; a pesar de lo cual creo que se puede desplegar todo un marco tecnocultural poco conocido que podría convertir a los MOOC en una realización eficaz de una -aun inexistente aunque cada vez más necesaria-, Sociotecnología de la Información y Cultura.

Twitter Digg Delicious Stumbleupon Technorati Facebook Email

14 Respuestas para “Los MOOC: un entorno posibilista para la educación de un futuro presente”

  1. Thanks for some other magnificent article. The place else
    may just anyone get that kind of information in such a perfect
    means of writing? I have a presentation subsequent
    week, and I’m on the search for such information.

  2. Je suis tout à fait d’accord aveϲ toi

  3. On voit de suite que vous maîtrisez superbement
    bien ce thème

  4. This page truly has all the info I needed about this subject and didn’t know who to ask.

  5. Hello There. I found your blog using msn. This is a very well written article.
    I’ll make sure to bookmark it and come back to read more of your useful info.

    Thanks for the post. I will definitely return.

  6. My spouse and I stumbled over here different web address and thought I should check things out.
    I like what I see so now i’m following you. Look forward to looking at your web page for a second time.

  7. Great site you have got here.. It’s hard to find quality
    writing like yours nowadays. I seriously appreciate
    individuals like you! Take care!!

  8. We stumbled over here by a different page and thought I
    may as well check things out. I like what I see so now i am following you.
    Look forward to going over your web page repeatedly.

  9. My spouse and I stumbled over here by a different web address and
    thought I might check things out. I like what I see so now i am following
    you. Look forward to exploring your web page for a second time.

  10. I all the time emailed this weblog post pagee to all my associates, for the reason thatt if
    like to reazd it then my contacts will too.

  11. It’s wonderful that you are gewtting ideas from this post as well as from our argument
    made at this time.

  12. Superb site you have here but I was curious iff you knew
    of any user discussion forums that cover the same
    topiocs talked about here? I’d really like to be a part of community where I can get feedback fdom other experienced people that share the same
    interest. If you have any recommendations, please leet me know.
    Thanks a lot!

  13. Hi there everyone, it’s myy first pay a quick visit at this site, and post is truly fruitful designed for me, keep up posting
    these articles.

Trackbacks/Pingbacks

  1. Periodista y desarrollador ¿escribes o programas? | Periodismo Ciudadano - 04. mar, 2013

    [...] otro lado, gracias a la explosión del fenómeno MOOC, del que hablábamos hace poco, muchos contenidos relacionados con el desarrollo software se han [...]

Dejar un Comentario