Los “kindle” no desaparecen

Ya hace unos años que Amazon introdujo el Kindle,  que aunque no era ni mucho menos el primer lector de libros digitales (empresas como Sony los habían sacado al mercado ya años atrás)  si fue el que hizo despegar este mercado.   Y es que para que la gente se compre lectores de libros digitales parece bastante conveniente  que se puedan comprar  libros digitales  (existencia de una oferta amplia a precios claramente mas baratos que los libros tradicionales).

¿Cual es la sitiuación actual?.  Pues depende mucho del país del que estemos hablando.  Si se trata de Estados Unidos,  Amazon ha anunciado recientemente que ya vende mas libros en formato digital que en papel  (los llamados “dead tree books”  o p-books).

Si en cambio se trata de nuestro país,  la situación es prácticamente la opuesta, dado que hoy en día sigue siendo muy dificil comprar libros digitales en español (por pura y simple falta de oferta,  sin olvidarse de problemas de tipo técnico derivados de los formatos seleccionados por las editoriales españolas para este tipo de contenidos,  selección no demasiado afortunada en mi opinión).  Eso si.  Se oye últimamente que la situación en España va a cambiar con relativa rapidez pero, en este tema, ver para creer.

De todos modos de lo que quería hablar aquí no era tanto del mercado de libros digitales sino del mercado de lectores de libros digitales.  Se está produciendo aparentemente a este respecto una situación un tanto curiosa.

Cuando apareció el iPad en enero del 2010  (sobre todo unos meses después cuando se pudo comprobar el enorme éxito de este nuevo tipo de dispositivos),  la mayoría de las voces predijeron que los lectores  tipo Kindle tenían las horas contadas y,  simplemente,  desaparecerían mas pronto que tarde.

Al fin y al cabo un iPad sirve perfectamente para leer libros digitales  y lo mismo puede decirse para ordenadores de tableta de otros fabricantes  (como  Samsung o Motorola, basados en Android).   Y no solo eso sino que con una de estas tabletas podemos descargar y leer libros distribuidos por cualquier empresa  (Amazon, Barnes and Noble,  Espasa Calpe, etc) sin vernos limitados a una sola  (así por ejemplo, si usamos un kindle,  nos vemos en principio limitados a leer libros distribuidos por Amazon,  aunque también es cierto que podemos tener acceso a documentos en formato pdf y  que podemos “jugar con los formatos”  usando toda una variedad de software disponible en el mercado).

Sin embargo no parece que los terminales especializados en la lectura de libros vayan a desaparecer.  Muy por el contrario da la impresion de que constituyen una categoría de dispositivos que tiene sentido por si misma y que de hecho se está  al respecto en una senda de crecimiento  (aunque no tan acelerado, obviamente, como el crecimiento de los ordenadores de tableta).

Refuerza este planteamiento las muy recientes introducciones de lectores de libros digitales por parte de Kobo (un competidor de Amazon y Barnes&Noble en el mercado de Estados Unidos),  Barnes&NobleAmazon (esta última hace ya hace unos pocos meses).

Las características de estos nuevos lectores coinciden en gran medida:

  • Pantallas de e-ink  (tinta electrónica)   que permiten la lectura a plena luz del día, son óptimas para la lectura de libros  y  consumen muy poca energía.
  • Incorporación a las citadas pantallas de una tecnología basada en infrarrojos que permite un control  tactil del dispositivo por parte del usuario (similar al del iPad aunque en base a una tecnología distinta).
  • Reducción de tamaño  (permitido por la ausencia de teclado).
  • Pantallas de 6″,  como el tamaño mas popular.   Hay lectores de 10″ pero mucho menos populares.
  • Acceso a la red vía WIFI   (existen dispositivos con acceso celular 3G pero mucho menos populares).
  • Precios del orden de 130 US$ a 139 US$  (92 € a 99 €).
  • La batería dura bastantes días  (hasta dos semanas tipícamente).   Un orden de magnitud mas al menos que los ordenadores de tableta.
  • Típicamente  2 GB de memoria flash interna, ampliable mediante tarjeta flash SD hasta 32 GB.

La última versión del kindle es muy similar en todo  a lo anterior  salvo que no incorpora el  interfaz táctil,  lo que hace su tamaño algo mayor.

¿Que ventajas tienen estos dispositivos frente a los ordenadores de tableta que les están permitiendo sobrevivir (y aparentemente prosperar)?.   Pues algunas de las principales son:

  • La calidad de la lectura es mayor  (ausencia de reflejos, la lectura es  posible a plena luz del día).  La ausencia de reflejos es algo importante en muchas situaciones prácticas.
  • Menos distracciones  (son realmente dispositivos mono- aplicación,   sin que sean realmente viables para otro tipo de cosas,  juegos por ejemplo).
  • Precio sobre  5 veces menor que los ordenadores de tableta en este momento.
  • Tamaño y peso sensiblemente mas pequeño.
  • La duración de la batería es mucho mayor.

Es verdad que, por otra parte,  sus desventajas frente a los ordenadores de tableta son muchísimas pero da la impresión de que este tipo de terminales van a seguir teniendo lugar asegurado (su propio nicho,  dicho sea en el sentido positivo de la palabra)  en los próximos años.  Y es que, aunque nunca nos lo acabemos de creer,  a MUCHA gente le  gusta MUCHO leer.

Twitter Digg Delicious Stumbleupon Technorati Facebook Email

No hay comentarios aún... ¡Se el primero en dejar una respuesta!

Dejar un Comentario