Los discos de memoria flash (NV-DDRAM2) duplican su velocidad

Cada vez vamos viendo con mas claridad  que se está produciendo por fin la progresiva sustitución de los discos duros tradicionales de tecnología magnética por discos duros de estado sólido basados en memoria flash.

Lógicamente, dependiendo de la aplicación de que se trate, la citada sustitución se ha producido ya por completo  (es el caso, por ejemplo, de  los reproductores de música tipo iPod),  está en un estado intermedio  (es el caso, por ejemplo, de los ordenadores portátiles tipo MacBook o MacBook Air)  o casi no se ha iniciado todavía  (es el caso de muchas otras aplicaciones donde una capacidad muy elevada junto con un coste extremadamente  bajo por Gbyte, mas que la velocidad,  son los factores clave).

La importancia para los usuarios de sustituir los discos duros tradicionales por los de memoria flash  ha quedado recientemente muy clara con la  introducción hace unos pocos meses de la nueva generación del Mac Book Air  (el ordenador ultraportatil de Apple).  

Quizá el aspecto mas reseñable de este  nuevo diseño  ha sido el uso exclusivo de memoria flash para el almacenamiento masivo.   No solo se eliminaron los discos duros magnéticos  sino también las interfaces utilizadas tradicionalmente  para los mismos  (SATA  fundamentalmente),   conectándose  la memoria flash a la CPU  como si fuera memoria viva (RAM)  y obteniéndose como consecuencia un incremento muy notable del ancho de banda utilizable. 

¿Cual han sido las ventajas para los usuarios?.   Pues fundamentalmente la sensación de estar usando un ordenador mucho mas potente de lo que inicialmente pudiera pensarse (a partir de las especificaciones de los componentes usados en el mismo).  En un disco flash, en definitiva,  los datos se leen MUCHO mas rápido que en un disco duro tradicional y ese es uno de los elementos fundamentales que  marcan la diferencia. 

Todo esto viene a que ONFI (Open Nand Flash Interface), una organizacion en la que están encuadrados los principales fabricantes de memorias flash y de discos flash,  acaba de publicar una nueva versión de la interfaz ONFI,  la ONFI 3.0.   El interés que esto tiene es que  esta interfaz, denominada técnicamente como NV-DDR2  (non volatile DDR2),   permite transferencias de datos hasta a  400 Mbyte/s,  el doble de lo que era posible hasta el momento.  En consecuencia, cuando este nuevo  tipo de módulos de disco flash se vaya integrando en todo tipo de ordenadores, sobre todo aquellos  que se usan en condiciones de movilidad   (ultraportátiles, incluyendo en esta categoría también los de tipo tableta),   los usuarios verán una nueva mejora del tiempo de respuesta de sus máquinas y tendrán aún mas razones para usar este tipo de ordenadores móviles en lugar de los ordenadores de sobremesa o de los portátiles mas tradicionales  (aún casados en su mayoría con los discos duros magnéticos, por puras razones de coste). 

Como el coste de los discos flash sigue siendo muy superior al de los discos duros tradicionales  ( si hablamos de capacidades realmente elevadas),  la cada vez mayor preferencia de los usuarios por ordenadores ultraportátiles contribuirá  a una mayor utilización de recursos de cómputo y almacenamiento en la "nube",  como una forma de compensar las limitadas capacidades de almacenamiento local de esas máquinas,  así como a una necesidad de anchos de banda mas elevados en las redes de acceso   (fundamentalmente WIFI).  Toda una serie de factores que convergen en la misma dirección de movilidad y utilización de recursos en la "nube"  como claves  fundamentales.

Olvidaba otro factor mas.   La nueva interfaz que Apple ha colocado en la última generación de sus MacBook Pro:   Thunderbolt   (o Light Peak  como lo denominó inicialmente Intel,  la compañía que lo ha desarrollado).   Esta nueva interfaz está basada en fibra óptica monomodo  y soporta una velocidad de 10 Gb/s  (escalable en  futuras versiones hasta 100 Gb/s),  lo que limita drásticamente el número de conectores de expansión a equipar en un ultraportatil   (básicamente a 1 solo)  sin por ello penalizar las posibilidades de expansión. 

Efectivamente,  un ultraportátil  dotado  con este tipo de interfaz (que aunque de momento solo Apple lo ha equipado en sus máquinas tiene todo el aspecto de generalizarse en un plazo relativamente corto)  podrá conectarse a la vez a una pantalla de grandes dimensiones (por ejemplo 27")   y a un disco duro local de gran capacidad  (además de a otros periféricos tradicionales como impresoras, teclados, escáneres, etc)  lo que facilitará su utilización como nuestro ordenador principal,  no solo en movilidad sino también  en casa o en la oficina. 

Eso si,  salvo que seamos aficionados a los juegos de ordenador  o tengamos necesidad de utilizar aplicaciones muy exigentes en cuanto a capacidad de procesado (por ejemplo procesamiento de vídeo),  en cuyo caso probablemente seguiremos usando ordenadores de formato mas tradicional.  

En definitiva, los ordenadores ultraportátiles  (incluyendo los de tableta)  como los ordenadores que podemos por fin llamar realmente personales. 

 

 

Twitter Digg Delicious Stumbleupon Technorati Facebook Email

No hay comentarios aún... ¡Se el primero en dejar una respuesta!

Dejar un Comentario