Entornos Personales de Aprendizaje: claves para el Ecosistema Educativo en Red

Ya sé que hoy la actualidad está marcada por los MOOC… Pero me ha gustado encontrarme con un trabajo colectivo que se dedica a los otrora populares PLE, que con una letra menos y la misma dosis de superchería, marcaban tendencias hace solo un lustro en el ámbito de la retórica “dos-punto.cero” de la tecnología educativa. Se trata de una compilación que incluye multitud de experiencias prácticas y reflexiones alrededor de este concepto ya maduro y que firman como editores Linda Castañeda y Jordi Adell.

Entornos personales de aprendizaje: claves para el ecosistema educativo en red

Los Entornos Personales de Aprendizaje, que se popularizaron como metáfora técnica para la construcción de instrumentos complejos a partir de elementos funcionales débilmente acoplados, trascendieron su propia naturaleza para consolidarse como modelo conceptual y teórico para el diseño de lo que hoy son ecosistemas sociotécnicos que responden a una visión “ecológica” de los sistemas de enseñanza-aprendizaje.

Este concepto se convirtió en un elemento central en la aproximación sistémica adoptada en el proyecto iCamp, en el que tuve la oportunidad de participar dentro del equipo investigador de la UPM. La participación, muy activa, de la profesora Castañeda en la fase de validación y trabajo de campo del mismo avala la solvencia de esta compilación, cuya aproximación se resume en la presentación del libro:

Nuestro interés en el tema de los Entornos Personales de Aprendizaje (en adelante PLE) no reside en el hecho de que sea un concepto radicalmente nuevo (en el primer capítulo de este libro afirmamos de hecho que se trata de una realidad inherente al aprendizaje de las personas y por lo mismo tan antiguo como ellas y su aprendizaje) o especialmente avanzado desde la perspectiva técnica o tecnológica; reside en que el planteamiento de esos entornos y sus ecologías sugieren asumir completamente un momento tecnológico y social concreto que tiene unas consecuencias ineludibles que marcan una gran diferencia en el ámbito de lo que conocemos como tecnología educativa.

Desde nuestra perspectiva, el tema de los PLE es a la vez un punto de inflexión y un nodo de confluencia en toda la discusión y prácticas referidas a aprender con tecnología.

Decimos que se trata de un punto de inflexión porque, una vez planteada la naturaleza del concepto y el contexto tecnosocial en el que se desarrolla, propone claramente la urgencia de un cambio de dirección en casi todos los aspectos relacionados con la educación y el aprendizaje, desde el rol de los sujetos que participan en el proceso, el papel de la comunidad que aprende, pasando por la organización de los centros de educación formal, el reconocimiento de la educación no formal e informal, los itinerarios, las metodologías, e incluso las finalidades mismas de la educación.

Pero decimos además que se trata de un nodo en el que confluyen muchos de los temas que nos han ocupado en la investigación en tecnología educativa en los últimos años. Casi todos los temas que hemos tocado, desde las metodologías activas, el uso de las herramientas y servicios para mejorar el aprendizaje, el trabajo sobre redes sociales en educación, identidad digital, alfabetización mediática y competencia digital y un largo etcétera, que estamos seguros el lector podrá ayudarnos a completar en la medida que vaya leyendo. Cuando hablamos de PLE, cuando entendemos las implicaciones de pensar en PLE para el aprendizaje de las personas, entendemos cómo encajan como piezas de un gran puzzle muchas de aquellas discusiones e investigaciones que nos han ocupado durante estos años.

Twitter Digg Delicious Stumbleupon Technorati Facebook Email

No hay comentarios aún... ¡Se el primero en dejar una respuesta!

Dejar un Comentario