Cisco introduce UMI: un servicio de telepresencia para los hogares

Cisco acaba de introducir un servicio de telepresencia (videoconferencia de muy alta calidad) orientado al mercado domestico.   Puede parecer una contradicción el introducir un servicio como este (normalmente asociado con grandes empresas que pagan decenas de miles de euros por disponer del mismo)  para el mercado residencial  pero el progreso de la tecnología lo está empezando a hacer posible, entre otras cosas debido a la gran difusión y  bajo coste que las pantallas LCD  de televisión de alta definicion ya tienen en estos momentos.

¿Como es el nuevo sistema que Cisco acaba de introducir?.  Estas son algunas de sus principales características  (en esta página pueden verse algunos vídeos demostrativos):

  • El nombre del sistema es UMI y consta de  equipo codificador/decodificador de alta definición (hasta 1080p/60),  cámara de alta definición (que se coloca encima del televisor) y  mando a distancia.
  • La cámara dispone de obturador metálico controlable por software (lo que es útil para asegurar la privacidad de los usuarios),  zoom óptico, “pan y tilt” motorizados y un  array de micrófonos con gestión de la direccionalidad por procesado software.
  • El  equipo codificador/decodificador dispone de conexiones via Ethernet y WIFI 11n.   Se puede conectar además a decodificadores utilizados previamente por el usuario (asociados servicios de televisión por cable o por satélite, por ejemplo).
  • El precio del sistema es de 599 US$  a lo que hay que añadir 25 US$ al  mes en concepto de servicio
  • El sistema estará disponible a partir de noviembre de este año e inicialmente solo en Estados Unidos.  No se sabe cuando se extenderá a otros países.
  • El servicio parece que lo dará directamente Cisco,  lo que constituye un cierta sorpresa.  ¿No puede molestar eso a los operadores de telecomunicaciones que constituyen clientes fundamentales de la propia Cisco?.  De todas maneras, y a titulo de rumor,  se dice que Verizon esta trabajando ya con Cisco para lanzar el servicio.
  • Los 25 US$  de servicio que hay que pagar al mes  parecen cubrir un numero ilimitado de “llamadas”  (tarifa plana en definitiva, lo que parece un acierto indudable).
  • El sistema degrada la resolución si es preciso cuando la  disponibilidad de ancho de banda se reduce.  Para  conseguir la maxima calidad se precisa disponer de 3,7 Mb/s  en el sentido “upstream”,  lo que sin duda deja “fuera de juego”  a una gran mayoría de las conexiones de banda ancha de que disponen en este momento los usuarios.   Esto es importante porque en este tipo de servicio la calidad del vídeo parece  evidentemente algo esencial, lo que obliga a  utilizar conexiones de banda ancha mucho mas simétricas de lo que es habitual en la mayoría de los casos.
  • Parece haberse hecho un esfuerzo especial en conseguir un manejo muy sencillo del servicio por parte de los usuarios (con éxito, a juzgar por los comentarios de algunas personas que han podido ya utilizarlo).
  • ¿A quien se pueden hacer “llamadas?.  Pues además de (evidentemente)  a otros terminales UMI,  se pueden establecer comunicaciones con usuarios del  chat  de gmail,   lo que parece una buena idea.   De momento el sistema es incompatible con los sistemas de videoconferencia comerciales  (se supone que para reducir costes y para no canibalizar el negocio para empresas de la propia Cisco)  asi como con Skype.

¿Que análisis se puede hacer?.  La verdad es que la mayoría de los analistas  (vease este y este ejemplo)  aunque reconocen la calidad del sistema y aceptan que supone una novedad significativa en el mercado doméstico,  predicen que su alto precio evitará que tenga realmente éxito.  ¿Será esto asi?.  Mi opinión no es exactamente la misma por los siguientes motivos:

  • La calidad del sistema es muy superior a la  de todos los otros sistemas de videoconferencia anteriormente disponibles para el  mercado doméstico  (de empresas como Logitech por ejemplo).  Esto es debido al  soporte de 1080p/60  y  a la alta calidad de la cámara HD que el equipo incluye (disponer a ese precio de zoom optico y “pan/tilt” motorizados es algo realmente inusual).
  • El precio puede ser aceptable  para el sector mas alto de usuarios residenciales. Al  fin y al cabo los teléfonos móviles de alta gama (smartphones)  están a este mismo nivel de precios (sin incluir las subvenciones de los operadores de redes móviles)  y  eso no ha impedido que se vendan a millones.   La clave no está tanto en el precio sino en el atractivo de este servicio para los usuarios.  En este sentido el que los 25 US$ por mes supongan una tarifa plana puede ser algo esencial.  Por lo demás,  y como es usual en este tipo de productos,  es seguro que los costes se irán reduciendo progresivamente  y de forma relativamente rápida.
  • Es de esperar que el servicio se comercialice en gran medida a traves de  operadores de telecomunicaciones (como es el caso también con los teléfonos móviles)  lo que puede  reducir de forma significativa  las barreras de entrada  (el coste del equipo se pagaría  “poco a poco”  como parte del coste del servicio,  de forma análoga a la comercialización de teléfonos móviles).   Si tiene éxito, este tipo de servicio podría ser una forma de que los operadores reactiven (¿resuciten?)  las comunicaciones fijas  (añadiendo un nuevo sumando al ARPU de las comunicaciones fijas).
  • La barrera fundamental puede estar mas (a corto y medio plazo)  en el escaso número de accesos a Internet que disponen del ancho de banda necesario en el sentido “upstream”.   Esto  es así porque, en mi opinion,  una condición esencial para el exito del servicio es disponer de la mas alta calidad para el vídeo, calidad real de alta definición (1080p/60)  (esta parece ser también la opinión de la propia Cisco).

Siempre que se habla de videotelefonía se suelen citar las múltiples veces en que las predicciones de un exito masivo de este  servicio han fallado  (hasta ahora la videoconferencia solo se ha usado de forma masiva sobre ordenadores personales  conectados a Internet  y de la mano de aplicaciones como Messenger o Skype, si bien con niveles de calidad para el vídeo bastante reducidos).  Puede ser así también en este caso pero da la impresión de que la introducción de  UMI por parte de Cisco puede marcar un punto de inflexión,  al haber comenzado a eliminar las barreras de precio y de calidad que impedían hasta ahora el desarrollo de un servicio que podríamos realmente denominar (“casi”)  como telepresencia  residencial.   La otra barrera ha sido ya eliminada por los fabricantes de televisores, que han hecho posible que podamos tener en nuestras casas por unos “pocos” cientos de euros  pantallas de alta definición de 40 y mas pulgadas.

El  atractivo para los usuarios de los servicios de telepresencia en el mercado de empresas es indiscutible (otra cosa es el porcentaje de empresas que se lo puedan permitir). Ahora Cisco empieza a hacer posible  que  los usuarios domésticos dispongan en sus domicilios de un servicio bastante similar  a un precio que puede  ser aceptable para un segmento significativo de los usuarios  siempre que,  claro esté,  estos puedan  disponer (porque alguien se lo venda a un precio razonable)  de un acceso a Internet con mas de 3,7 Mb/s en el sentido “upstream” (lo que desafortunadamente no es el caso en la mayoría de los paises, el nuestro incluido).

El citado  punto de inflexión que este nuevo sistema  parece demostrar,  se puede ilustrar tambien por el anuncio simultaneo por parte de Logitech de un sistema muy parecido   (aunque de calidad algo inferior)  en combinación con la introduccion por esta misma empresa del primer terminal compatible con Google TV.

En cualquier caso una buena iniciativa de Cisco,  algo con indudables dosis de innovación (y de valor).

Twitter Digg Delicious Stumbleupon Technorati Facebook Email

No hay comentarios aún... ¡Se el primero en dejar una respuesta!

Dejar un Comentario