Algunas observaciones sobre Google Wave

Hace ya dos semanas de la presentación de Google Wave,  la nueva aplicación / servicio Web  anunciada por Google en Google I/O (su evento para desarrolladores, celebrado a finales de este mes de mayo). De momento Wave esta solamente abierta  para  un número limitado de desarrolladores  y, aunque sin fecha concreta,  se ha anunciado su disponibilidad general para finales de este mismo año.  No se mencionó nada del posible coste del mismo aunque la suposición  general era que (al  menos en su versión básica) tendría carácter gratuito  (al estilo de Gmail y Google Docs).

No es cuestión de repetir en detalle aquí las características  y objetivos que Google se ha marcado para Wave   (puede verse una buena descripción aquí en Techcrunch   y  resulta también muy aconsejable ver la demostración de algo mas de 1 hora de duración que se realizo en el referido Google I/O) .  Pero quizá merece la pena resaltar lo siguiente.

Con Wave,  Google trata nada menos que de  crear un nuevo modo de comunicación y colaboración entre personas  a través de Internet  reinventando e integrando medios tradicionales como el correo electrónico y  la mensajería instantánea  y añadiendo otras muchas funcionalidades  (compartición de fotos, compartición de videos, compartición de enlaces,  integración de mensajes de los distintos blogs a que una persona esta suscrita, federación de identidades, …)  todo ello sobre una interfaz de usuario integrada y  (a juzgar por la referida demostración)   de muy fácil  utilización.  La pregunta que parece se hicieron cuando comenzaron  el desarrollo de Wave fue algo como lo siguiente:  ¿Teniendo en cuenta que el correo electrónico  fue concebido hace ya casi 40 años, que características tendría éste si tuviéramos que desarrollarlo ahora mismo?.

Si  Google tiene éxito con su propuesta  dejaríamos de usar  por separado correo electrónico y mensajería instantánea  (además de otras cuantas aplicaciones) y pasaríamos a usar Wave  (que nos proporcionaría las funcionalidades asociadas a  esas aplicaciones,  además de otras muchas,  de forma integrada y  con una excelente facilidad de uso).  El impacto de esto sobre otras empresas  y sus actuales productos  (p.e. Microsoft y su Outlook)  seria evidentemente muy relevante.

Google intenta que Wave no se quede solo en una aplicación / servicio Web ( por buena que esta pueda ser)  sino que  su planteamiento  va bastante mas allá.   Wave, para Google,    debe ser a la vez :  1)  una aplicación web  (ejecutada sobre un navegador estándar;  2)  una plataforma abierta, extensible  y  replicable por otras empresas distintas de Google (Google ha anunciado ya  su intención de dar el  carácter de código abierto – open source –   al software de   Wave y crear una comunidad que se encargue de su desarrollo futuro);  3)  un protocolo   (también abierto y  que debería quedar estandarizado).

Si se ve la referida demostración de Wave  resulta realmente llamativo el como  una aplicación tan sofisticada   y rica en funcionalidades  como Wave puede ser en definitiva una aplicación que se ejecuta sobre un navegador estándar  (subrayado lo de estándar,  lo que parece dejar fuera de momento al Explorer de Microsoft) .    Se ve que en el estado del arte actual las  fronteras entre lo que se puede hacer con una aplicación tradicional  (instalada y ejecutada en un  PC cliente)  y  con una aplicación Web  (que no hay que instalar y  que se ejecuta sobre un navegador estándar)  se han difuminado casi por completo.

Pero quizá,  desde mi personal punto de vista,   una  de las cosas que me ha sorprendido mas del planteamiento de Wave que Google ha expuesto,  es  la total ausencia del principal  (hasta ahora)  modo de comunicación entre personas:  la voz.   Wave soporta el intercambio de mensajes  (instantáneos o de correo electrónico)  así  como de fotografías, videos,  enlaces, …  pero no permite que  (dentro de un determinado proceso de comunicación / colaboración  entre dos o mas personas)  estas decidan en un momento dado y dentro de la propia Wave algo tan simple  como hablar  entre ellas  (lo que se viene realizando tradicionalmente mediante una llamada telefónica  o una audioconferencia).   Para  realizar eso  tendrían que salir de Wave.  Tampoco soporta las funcionalidades asociadas a la mensajería de voz.

Es verdad que  lo que se ha contado de Wave hasta ahora  tiene un carácter preliminar y que en cualquier caso el carácter extensible de Wave debería permitir  a terceras partes integrar la telefonía  y la mensajería de voz pero  resulta llamativo  (para mi)  que  la voz   no forme parte esencial y desde un principio de  Wave, al fin y al cabo las personas en  nuestro trabajo en común y colaboración con otras personas no nos limitamos  únicamente a usar  un ratón y un teclado  (los únicos periféricos de entrada de datos  que parece soportar hasta ahora Wave)   sino que también  hacemos uso de nuestras cuerdas vocales.  Esto de algún modo (una vez mas en mi opinión)  limita las ambiciones  de Wave en el sentido de, nada menos,  que constituirse en el  principal medio de comunicación y colaboración entre personas a través de Internet.    Por supuesto donde digo  voz,  podría también  decir  voz / video  aunque  es verdad que la voz  es mucho  mas  determinante  que el video en la colaboración entre personas.

En definitiva,   Wave tiene aspecto de poder  ser  otro gran éxito para Google,  del  estilo, por ejemplo,  de  Google Maps  (los responsables de Wave dentro de Google son las mismas personas que desarrollaron lo que se ha convertido en Google Maps)    o de Gmail.   Habrá que seguir con atención su  proceso de desarrollo y si se demuestra tan adictivo como a primera vista parece

Twitter Digg Delicious Stumbleupon Technorati Facebook Email

No hay comentarios aún... ¡Se el primero en dejar una respuesta!

Dejar un Comentario