¿Está llegando demasiado lejos la censura de aplicaciones de Apple?

En las últimas semanas se ha notado (1) (2) (3) un cierto recrudecimiento en el inacabable debate sobre la politica de filtrado ("censura") de aplicaciones que como se sabe Apple aplica en relación con el iPhone.

Puede citarse en primer lugar la polémica que parece haberse producido hace poco en Alemania cuando Apple eliminó de un plumazo de su tienda iPhone la aplicación que la revista Stern tenia alli  (que por cierto habia sido autorizada anteriormente).   ¿Cual era la causa alegada?.  Pues que esa aplicación contenía algunas fotos de caracter erótico que Apple juzgaba no cumplían con los criterios establecidos por la propia Apple para las aplicaciones iPhone.   Stern tuvo que eliminar esas fotos para que Apple volviera a incluir en la App Store la citada aplicación.

En segundo lugar se puede citar al periodico Bild, tambien alemán,  que vio prohibida una pequeña aplicación que habían desarrollado, por tener un cierto caracter erótico.  Las objeciones de Apple en este caso  llegaron al extremo de pretender eliminar algunos de  los contenidos de la version pdf del periodico impreso,  dado que era tambien accesible a traves de la citada aplicación.

En tercer lugar podemos mencionar el recientemente difundido contrato que Apple hace firmar a cualquier persona o compañia que quiera desarrollar aplicaciones para el iPhone,  o mas exactamente a cualquiera que pretenda que su aplicación sea aprobada por Apple e incluida en la App Store.   Uno de los aspectos mas resaltables de dicho contrato es que Apple se reserva el derecho a revocar en cualquier momento la autorización concedida previamente a cualquier aplicación  (lo que la eliminaría de la App Store e impediría en adelante su venta )  pudiendo ademas llegar a eliminarlas de los propios terminales de usuario  ( iPhone o iPod Touch en este caso).   Algo parecido en el fondo al lamentable incidente que Amazon tuvo hace unos meses en relación con unos determinados libros (de Aldous Huxley para mas señas) que de la noche a la mañana y por su cuenta eliminó de los Kindle de las personas que habían pagado previamente por los mismos.

 

La verdad es que no se acaba (ni siquiera se empieza) a entender esta insistencia de Apple en constituirse en guardian de no se sabe que moralidad,  permitiendo solo vender aquellas  aplicaciones que estime estan conformes con sus propios y exclusivos criterios.   Se podría entender que Apple comprobara que las aplicaciones cumplen con criterios de caracter técnico, de compatibilidad con la red movil,  de ausencia de virus o malware, etc,  lo que redundaría en una mejora de la experiencia de usuario  (aunque no hace nada de esto en relación con sus ordenadores MAC) pero sin que eso debiera afectar para nada a los contenidos asociados a las aplicaciones o a la funcionalidad de las mismas.

Parece de sentido común afirmar que deben ser los usuarios los que tomen la decisión de que tipo de aplicaciones desean utilizar en el iPhone,  sin que se entienda por que Apple se cree con derecho a asumir un papel de intermediario "censor"  que resulta absurdo e innecesario. Esto se entiende aun menos si tenemos en cuenta que con el mismo iPhone,  sin mas que usar Safari,  se puede acceder a cualquier tipo de contenidos sin ningun tipo de limitación  (excluyendo los videos codificados en flash, eso si).  Quizá deberíamos pensar lo que diria la gente si, de repente, Microsoft quisiera asumir un papel similar al de Apple  pero en relación con las aplicaciones para Windows. 

El mundo del ordenador personal  y  el de Internet han sido siempre muy abiertos y eso es lo que les ha dotado de gran parte de su valor y ha permitido su aportación a la Sociedad.  Creo que no deberíamos permitir que la Internet móvil  (si es que podemos llamarla así)  sea algo  mas cerrado,   sometido a censura, donde ni siquiera podemos decidir libremente que aplicaciones deseamos utilizar en nuestros teléfonos (aunque no se cuenta con datos fiables, la opinión mas generalizada es que Apple ha rechazado mas de 5.000 aplicaciones iPhone hasta este momento), o donde programas o contenidos por los que ya hemos pagado puedan desaparecer de nuestros teléfonos de un momento para otro. 

No se trata, por otra parte,  tanto de atacar a Apple como de no renunciar a que en el mundo digital los usuarios tengamos los mismos o mas derechos que anteriormente  (no menos) y esto tanto si hablamos de música, vídeos, libros o cualquier otro tipo de contenido como de aplicaciones.  Una acción decidida de las autoridades regulatorias parece empezar a ser mas que necesaria a este respecto.

 

Twitter Digg Delicious Stumbleupon Technorati Facebook Email

No hay comentarios aún... ¡Se el primero en dejar una respuesta!

Dejar un Comentario