¿Debe prohibirse el uso de ordenadores portátiles en las aulas?

He visto en las últimas semanas unos cuantos "posts"  (referidos a  lugares tan distintos como Canada, Reino Unido o Etiopía) centrados todos ellos en debatir un mismo tema:  el tipo de uso que debe o no hacerse de ordenadores portátiles en las aulas, especialmente en referencia a escenarios 1:1  (un ordenador portátil por cada alumno y cada profesor)  y a centros escolares donde las clases se desarrollan de un modo "tradicional".   

Probablemente el interés del tema surgía de forma asociada a que en algunos centros educativos  se había producido una prohibición del uso de ordenadores portátiles en las aulas  aunque no de forma generalizada.

¿Cuales eran los principales argumentos?.   Por una parte se razonaba que un ordenador portátil puede ser muy util en un aula aunque solo sea como una forma mas eficiente de que los estudiantes tomen notas,   y esto sin tener en cuenta las ventajas  que pueden proporcionar  si el profesor  hace un uso adecuado de los mismos  (como un mínimo ejemplo podrían proporcionar un medio mas eficiente para que los alumnos efectuen preguntas al profesor en paralelo con el desarrollo de la clase). 

Por otra se argumentaba que el uso de estos dispositivos puede resultar en una disminución del grado de atención que los alumnos deben prestar al profesor (si quieren estar en condiciones de progresar en su proceso de aprendizaje).   Para ser justos bien puede decirse que las posibilidades de "perder el tiempo" que permite un ordenador portátil  son practicamente ilimitadas  (juegos,  mensajería instantánea,  correo electrónico,  navegación por internet, escuchar musica, ver vídeos,  etc).    Estos riesgos de falta de atención  son reales como cualquiera que  haya estado en una reunión cualquiera  en una empresa cualquiera en los últimos años podría  atestiguar  (un elevado porcentaje de de las personas asistentes a la misma dedicadas a cualquier cosa  – por ejemplo a atender su correo electrónico con su Blackberry o su ordenador portátil  – menos al objeto propio de la reunión,  aunque el que estas situaciones realmente empeoren o no la productividad  – o la mejoren – sea otra discusión).  

Tiene interés especial el caso de Etiopía quizá por estar ligado a la iniciativa OLPC.  Aquí puede verse una descripción de esta experiencia.    ¿Cual sería el resumen?.  Pues que gran parte de los profesores y de los padres no veían el uso de los portátiles OLPC como una ventaja sino como algo que resultaba en un menor tiempo de estudio por parte de los alumnos y por tanto en un riesgo de peores resultados académicos.

De la lectura de las citadas fuentes quizá lo que deduzco es que  probablemente no sirve de gran cosa proporcionar ordenadores portátiles a los alumnos sin dotarlos desde el primer día de contenidos educativos y aplicaciones educativas de suficiente calidad  y sin haber implicado y formado suficientemente a los profesores (realmente una obviedad).   De todos modos si que creo que es justo señalar las grandes posibilidades de mejora que un uso masivo de ordenadores portátiles  brinda en relación con la preparación de contenidos educativos, como creo que puede entenderse si se ve éste vídeo  (que ilustra las mejoras significativas  que los lectores de una revista pueden conseguir si ésta se prepara para aprovechar todas las posibilidades que terminales como el iPAD brindan, algo que creo puede extenderse también a contenidos educativos siempre que estos sean preparados con un enfoque similar). 

De todos modos, y tambien para ser justos,  creo que  quejarse de  que los ordenadores portátiles distraen a los alumnos no parece muy realista,  al fin y al cabo ya se distraen ahora ellos por su cuenta   y pensar que por el hecho de dotarles de un portátil su grado de atención va a mejorar así sin mas  no parece muy sensato.   Otra cosa es que sea necesario establecer mecanismos de filtrado de aplicaciones  (o de paginas Web)  en el  aula  o incluso,  como se sugiere  en alguna de las fuentes antes señaladas,  que pueda ser útil  instalar en el aula un "botón" que permita al profesor en un momento dado aislar la intranet  inalámbrica del aula del resto de la intranet  del centro escolar y/o de Internet en general. 

Quizá lo que pasa, como casi siempre ocurre, es que  las tecnologías son neutras y depende de como las usemos el que consigamos o no beneficios y mejoras reales, algo que parece claramente aplicable al uso de ordenadores portatiles en escenarios 1:1 en los centros escolares. 

Twitter Digg Delicious Stumbleupon Technorati Facebook Email

No hay comentarios aún... ¡Se el primero en dejar una respuesta!

Dejar un Comentario